A Partir de la Música de Cámara

Notas al programa de Conciertos de Primavera Año I, Nº 4

03 May, 2008 Enviado por: jcoello | [Enviar entrada por email]
» Salón Circo de Artesanos - Domingo 4 de mayo de 2008 - 12:30 horas
» Más información

Javier López Jorge, piano

Descargar el programa en formato pdf

D. SCARLATTI, Sonatas
La fama de Domenico Scarlatti aparece ligada sobretodo a la producción para teclado: aunque su producción melodramática y vocal (sacra y de cámara) no puede ser olvidada, no puede en todo caso compararse por cantidad e importancia con las 555 sonatas –este es el número de las que nos han llegado- de las cuales solo una mínima parte, entre las cuales los treinta Esercizi per gravicembalo (1738), fueron publicadas en vida del autor.
En su gran mayoría estas sonatas son composiciones en un único movimiento, con una estructura bipartita similar a la de los movimientos independientes de la suite, y como estos caracterizados por el recorrido armónico que conduce en la primera parte de la tonalidad principal a la de la dominante (o al relativo mayor) para volver a la tónica en la segunda parte. Se trata del recorrido armónico habitual –se diría connatural- a la música del Settecento, pero vivificado por el compositor napolitano gracias a una extraordinaria inventiva, que se aprecia particularmente en el recorrido armónico-temático de vuelta a la tonalidad del inicio, en el cual la técnica utilizada hace presagiar el lenguaje sonatístico moderno. La sonata scarlattiana se caracteriza por otra parte por la avanzadísima técnica del teclado, rica de todo tipo de artificios (notas repetidas, dobles notas, glissandi, saltos de octava y cruce de manos) y a menudo avivada por un cierto elemento colorístico. Activo, desde 1728, exclusivamente en España, Scarlatti se fascinó con el color español, que le aportó soluciones rítmicas, tímbricas y armónicas originalísimas. La escritura scarlattiana en resumen está caracterizada de un brillante virtuosismo, que entre otras cosas explica el interés manifestado por sus sonatas clavicembalísticas por parte de virtuosos del ottocento, y la consiguiente y estable asimilación del corpus scarlattiano al repertorio pianístico.

  • I concerti dell’Unione Musicale

  • L. van BEETHOVEN, Sonata Op. 78 Fa # M
    Beethoven tenía una predilección especial por la op. 78, quizá porque en su sutileza y sus dimensiones modestas era fácil relegarla, así como se explicaría el menor renombre de la Octava Sinfonía, si se la compara a la de la Séptima, diciendo que era porque la Octava era claramente mejor. La otra razón era que esta sonata le recordaba a su dedicataria, Thérèse von Brunsvik, mujer que lo quería y lo apreciaba profundamente como hombre y como artista. Beethoven compuso la op. 78 en 1809, el año del Concierto Emperador (título pretencioso que no proviene de Beethoven), del Cuarteto de cuerdas op. 74 en Mi bemol, y de dos sonatas para piano que presentan divergencias aún más asombrosas, la pequeña Sonata op. 79 en sol mayor, y la famosa Sonata de los Adioses op. 81a.
    La op. 78 es una obra en dos movimientos que dura menos de diez minutos, y es un ejemplo de una originalidad que asombra, sobre todo teniendo en cuenta que parece poco desarrollada. El Beethoven que se complace con las dimensiones gigantescas nos ofrece aquí una introducción en Adagio que sólo presenta cuatro compases. ¡Pero cómo estos pocos segundos de música de una simplicidad absoluta nos van directamente al corazón, y cómo revela si el pianista está dotado -o no- de espiritualidad y sentido musical! El Allegro melódico que sigue no es menos compacto -siendo muy aventurero, y la desmembración dulce a la cual Beethoven somete el tema principal genera misterios que nos hacen pensar en la música de sus últimos años. El final es rápido, caprichoso, virtuoso y lleno de espíritu.

  • Libreto BOX-CD 7559-79328-2: Beethoven: The Complete Sonatas. Richard Goode

  • M. RAVEL, Sonatine
    La Sonatine fue compuesta para un concurso organizado por una revista musical y publicada en septiembre de 1905 por el Editor Durand. Marcel Marnat subraya que “los tres movimientos de la Sonatine (Moderé, Animé, Finale) presentan tiempos muy cercanos uno del otro: los distingue solamente un ligero accelerando, de un movimiento al otro, lo que excluye para esta obra cualquier relación con la tradicional simetría ítalo-germánica”. La Sonatine nos lleva efectivamente a la tradición preclásica francesa, por la transparencia y la elegancia formal: no encontramos aquí, por otra parte, el gusto por el pastiche que acompañó a Ravel a lo largo de su carrera. El diminutivo del título no debe hacernos pensar a un trabajo liviano o a una página fácil destinada al deleite de aficionados: subraya más bien una toma de distancia de los grandes excesos del sonatismo tardoromántico a la manera de César Franck: no se puede por otra parte dejar de remarcar que los relaciones temáticas entre los tres movimientos de la Sonatine nos llevan a la concepción cíclica de tradición franckiana, confirmando la naturaleza compleja y atrevida de la creatividad de Ravel.

  • I concerti dell’Unione Musicale

  • F. CHOPIN, Nocturno Op. 48 Nº. 1
    En los siglos XVII y XVIII, nocturno, notturno o Nachmusik designaba una serenata al aire libre, en varios movimientos, ejecutada por un conjunto instrumental. El nocturno para piano, que en nada se le asemeja, es una pieza libre, sin forma definida, generalmente de carácter soñador y melancólico. El creador del género fue el inglés John Field (1782-1837). Chopin pronto se inspiró en él y sus primeros nocturnos están próximos a su modelo, en el estilo muy «vocal» de melodía acompañada, característica de los nocturnos de Field. Pero él adoptó un estilo cada vez más personal, de una notable originalidad, sobre todo a partir de la opus 48. Chopin admiraba Bellini y sus nocturnos mostraban, más que cualquier otra de sus obras, la influencia del belcanto. Pero él no se reconocía en el romanticismo. Se proclamaba seguidor de Bach y de Mozart y se basaba en el rigor a la técnica del piano moderno.
    El Nocturno Op. 48 Nº 1 en do menor es una vasta composición dramática genial, expresión dolorosa, después violenta, de una desesperación inmensa, con reflejos de resignación serena y momentos de intensa agitación. La larga melodía desolada de una pureza admirable se encadena a una especie de coral poco piú lento cuya sublime serenidad es perturbada, en medio de la repetición, a través de terroríficos tresillos en octavas cada vez más agitados. El regreso del tema inicial doppio movimiento toma en este clima un carácter apasionado hasta la gran y dulce queja final.

  • Roland de Candé: As Obras-primas da Música, vol. 2. Oporto 1995

  • R. SCHUMANN, Kinderszenen Op. 15
    En el diario de Schumann puede leerse: «12 de febrero de 1838. Compuestas unas graciosas, pequeñas piezas; hasta el sábado, compuestas unas escenas de niños.» Y más adelante: «24 de febrero. Compuesta la pequeña pieza Ensueño.»
    En una carta a Clara Wieck, Schumann explicaba a su amada: «Es quizás una respuesta inconsciente a lo que tú me escribiste hace algún tiempo: A veces me pareces un niño. Si es así, verás que a este niño le han salido alas, ya que ha escrito más de 30 pequeñas piezas y ha escogido una docena de ellas para reunirías bajo el título de Escenas de niños. Sin duda te gustará tocarlas, pero tendrás que olvidarte de que eres una virtuosa.» Clara Wieck, entonces empeñada en una de las continuas giras que su padre organizaba para hacerle olvidar a Schumann, acogió con entusiasmo la obra, que llenó las horas muertas de sus viajes.
    El poder evocador de las trece miniaturas que componen las Escenas de niños deriva tanto del frescor y la sinceridad de esta «mirada de un adulto sobre sus primeros años» como de la sencillez de las estructuras. Pero esta sencillez es el resultado de la habilidad de escritura que caracteriza la producción pianística de Schumann y, aunque la obra es accesible a los estudiantes de piano y a los pianistas diletantes, también ha pasado a formar parte del repertorio de los principales intérpretes schumannianos.

  • LP PHILIPS 68 51 057 – Enciclopedia Salvat Los Grandes Compositores, Nº 18


  • [Enviar el artículo por email]

    Blogalaxia Tags:


    Technorati Tags:
    Compartir
    « Entrada anterior - Entrada siguiente »
    -------------------

    Comentarios

    Todavía no se ha hecho ningún comentario

    Escribir un comentario

    Esta entrada ha sido cerrada, no es posible introducir nuevos comentarios o votar