A Partir de la Música de Cámara

Notas al Programa de 'Propuesta de Escucha' a cargo de Manuel Veiga

01 May, 2008 Enviado por: jcoello | [Enviar entrada por email]
"Propuesta de Escucha" a cargo de Manuel Veiga
Salón de Actos del Museo de Bellas Artes de A Coruña
Sábado 3 de mayo de 2008
12:00 horas
 
Manuel Veiga Martínez, fagot - Leer Currículo
 
pdf» Descargar el programa

Octeto de Santiago
Kiyoko Ohashi y Silvia Martínez, violines
Pablo Fernández, viola
Jokin Garmendia, violoncello
Alfonso Morán, contrabajo
Beatriz López, clarinete
Manuel Veiga, fagot
Alfredo Varela, trompa

» F. SCHUBERT (1797-1828) Octeto en fa mayor, op. post. 166, D. 803
I. Adagio. Allegro (15:05)

El prestigio de Schubert como compositor, la conciencia de su genialidad increíble e inagotable se basó en su época casi exclusivamente en los Lieder. Sólo unos pocos adivinaron algo acerca del nivel de su obra instrumental y algunas de las
más importantes composiciones sólo fueron conocidas tras su muerte. De hecho, adquirió comparativamente tarde — desde aproximadamente 1820 — el lenguaje instrumental que le sería propio, el cual se diferencia claramente tanto del clasicismo
vienés como de la subsiguiente música romántica, pudiendo ser analizado sólo con sus propios juicios de valor. Schubert percibió sobre todo la música de Beethoven como modelo inalcanzable respecto al carácter artístico y a la pretensión.

La labor de imponer su propio sonido y espíritu a la asfixiante fama del clasicismo vienes de Haydn, Mozart y especialmente de Beethoven, parece haber constituido para Schubert una ineludible pero al mismo tiempo dura tarea. El objetivo era la gran sinfonía, concepto desde la época de Haydn de la representativa y monumental obra artística en la música. En la Sinfonía en si menor, «Inacabada» (1822), se encontró a sí mismo en el mundo orquestal. Aunque hoy día esta obra, en la que el carácter de fragmento se desprende forzosamente de la sustancia musical, la contemplamos como una obra acabada en un plano más elevado; para Schubert fue sin embargo algo incompleto, un intento fracasado. Así, el 31 de marzo de 1824, año de la composición del octeto en fa mavor. y de los importantes cuartetos en la menor D. 804 y re menor «Der Tod und das Mádchen» (La muerte y la muchacha, D 810). Escribió a su íntimo amigo, el pintor Leopold Kupelwieser, lo siguiente: «En los Lieder no he hecho muchas cosas nuevas; por el contrario me metí en varias obras instrumentales pues compuse dos cuartetos (. . .) y un octeto, y quiero escribir todavía un octeto, y de esta manera
quiero preparar el camino hacia la gran sinfonía.»

El propio Schubert consideraba por consiguiente las composiciones camerísticas de aquella época como etapas en el camino hacia la «gran sinfonía». Especialmente el octeto se convirtió en una de sus obras instrumentales más conseguidas, exitosas y válidas en sí mismas. «Ahora escribe», informa Moritz von Schwind por carta a Franz von Schober, «desde hace tiempo un octeto con el máximo empeño. Cuando alguien se le acerca durante el día, dice: <'Buenos días, ¿qué tal te va'?>, <'Bien'>, y sigue escribiendo, y el visitante se aleja.»

La obra es, a pesar de la más bien flexible sucesión de los tiempos, es algo muy logrado. No existe ningún momento en el que no resalte auditivamente el sonido especial, el inconfundible espíritu schubertiano. La gran cantidad de ideas, la desconcertante originalidad tanto en lo general como en lo particular, colocan al octeto en el grupo de sus obras instrumentales del mayor nivel. Ninguna otra obra ofrece tan convincente testimonio de que el desconcierto ante modelos insuperables de aquella época había mermado en Schubert. Pues el octeto supone un modelo al que se atuvo en el número de movimientos, sucesión de éstos y dotación: el por entonces popularísimo Septeto op. 20 (1799—1800) en mi bemol mayor de Beethoven. Pero Schubert fusionó original y significativamente el carácter camerísitico con las ricas posibilidades sonoras que ofrecían sobre todo los instrumentos de viento, asumió la herencia de la forma de la serenata —transformada gracias a Beethoven— en varios movimientos que combina mayoritariamente la cuerda con el viento. La inclusión de un segundo violín, que apenas se deja percibir en el plano sonoro, y por consiguiente el empleo de una plantilla completa de cuerda, puede considerarse como un indicio de que Schubert planeó satisfacer los requisitos de la gran música en el ámbito libre de un género más entretenido. Esto es visible sobre todo en los destacados movimientos extremos, que comienzan con importantes introducciones de carácter lento. Habría que indicar la complejidad estructural del movimiento final a pesar del irresistible impulso rítmico. También relevantes son el movimiento propiamente lento, el Adagio, y el movimiento del Scherzo y del Minué (Movimientos III y V). El cuarto movimiento, el Andante con variaciones, parece por el contrario un magnífico y variado Intermezzo, sobre todo porque el tema proviene del dueto «Gelagert unterm hellen Dach der Bäume» (Reposando bajo el diáfano lecho de los árboles), del temprano Singspiel de Schubert «Die Freunde von Salamanka» (Los amigos de Salamanca), del año 1815. Como sistema básico sustentador del todo es inconfundible el modélico ciclo en cuatro movimientos (I, II, III o bien V. VI) de la sinfonía. El hecho de que Schubert consiguiera aquella lograda síntesis a todos los niveles en un periodo de su vida dominado por el mayor de los abatimientos y por la desesperación, sólo puede ser adivinado en pocos momentos de la obra, como en las variaciones en tonalidad menor del Andante, pero especialmente en la introducción en Andante molto del Finale. Sin embargo las auténticas razones y trasfondos se percibe en el octeto, como en todo el gran arte, más allá de la realidad vital que se sitúa en primer plano.

- Stefan Kunzc, Libreto del CD Deutsche Grammophon - Galleria 437 318-2

Temas relacionados:
» Conciertos de Mediodía- "Propuesta de Escucha" - Año II
» F. SCHUBERT: Octeto en fa mayor, D. 803


[Enviar el artículo por email]



Technorati Tags:
Compartir
« Entrada anterior - Entrada siguiente »
-------------------

Comentarios

Yo estuve en ese concierto y puedo deciros que fue muy agradable y original. enhorabuena a los músicos.
yomismo - 18 November, 2008 - 21:28:35
--------------------------
Si quieres puedes recordar el concierto a través de la entrada de la Mediateca donde se puede visualizar el concierto en vídeo.
· http://mediateca.musicadeca...
jcoello - 18 November, 2008 - 21:46:31
--------------------------

Escribir un comentario

Esta entrada ha sido cerrada, no es posible introducir nuevos comentarios o votar